Memorias de una gallina

Huida, sometimiento o lucha. Escapismo, conformismo o compromiso. Tres respuestas ancestrales (animales y humanas) ante la amenaza. Y cuán amenazante es ese aparente bienestar de una sociedad en la que se trata de imponer, a la fuerza o subrepticiamente, la uniformidad. Pero la gallina Carolina supo, desde que rompió el cascarón, que elegiría la última de las tres opciones.

En la vida gallinácea, como en la humana, se puede nacer libre y ser libre para siempre. Por eso Carolina no se contentará con ser lo que los demás, contra su voluntad, quieren que sea; ni aceptará lo que las leyes de la costumbre le dicten. La actitud independiente, inconformista y luchadora de esta memorable plumífera le acarreará muchos problemas entre sus congéneres; mas si todo acto tiene su consecuencia, toda empresa justa obtiene también su recompensa…

Concha López Narváez introduce hábilmente en esta obrita algunos de los elementos propios de la fábula alegórico-social, subgénero cuyo paradigma encontramos en Rebelión en la granja, de George Orwell. Están así presentes ciertos temas obligados, como el liderazgo social (Carolina), la explotación del obrero (el traslado de la granja rural al ponedero industrial) o la lucha contra los privilegios aristocráticos (el Marqués desplumado); aunque aquí, a diferencia de la sátira orwelliana, triunfarán definitivamente los grandes valores sociales: la igualdad, la justicia y la fraternidad. Todo ello, eso sí, a costa de que el relato vaya sacrificando poco a poco el humor y la frescura con que se inició y la peripecia quede al final reducida a una concatenación de episodios, interpretados con fidelidad al texto por las sutiles acuarelas de Juan Ramón Alonso.

Es probable que los más pequeños sean los que se queden con la aventura episódica, mientras que los no tan pequeños vislumbren o lleguen a descubrir ese trasfondo de denuncia social contra los totalitarismos y los sistemas opresivos que cercenan la libertad individual. A este respecto, quizás interese el dato de que el Servicio de Orientación a la Lectura (SOL) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez recomienda el libro para lectores a partir de los nueve años.

Anuncios

Un comentario en “Memorias de una gallina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s